Qué visitar - Blanes-Costa Brava

 
  • JARDINES

    Blanes (Costa Brava) dispone de dos joyas reconocidas mundialmente en cuanto a la botánica y a la botánica tropical: el jardín botánico Marimurtra y el jardín tropical Pinya de Rosa, itinerario imprescindible que hay que seguir en su visita a la población.

  • MONUMENTOS

    • Un paseo por la historia

      La capacidad de adaptarse a los nuevos tiempos sin olvidar los propios orígenes y la virtud de hacer que los visitantes se sientan como en casa han hecho de Blanes una ciudad dinámica y moderna. Un recorrido por el casco histórico de la ciudad deja latente el legado que han dejado los siglos. Nos transporta a tiempos pasados, cuando Blanes era un pueblo de pequeñas casas blancas de pescadores y nos evocan los años de veraneo de la burguesía catalana con las grandes casas a la orilla del mar. Pero la historia de Blanes va mucho más allá y pasa por los íberos, los romanos y los señores feudales, los vestigios de los cuales nos permiten profundizar en los orígenes de la localidad.

                          

      En el punto más alto de la ciudad, se eleva la montaña de Sant Joan, con los restos del castillo con el mismo nombre, que conserva una esbelta torre del siglo XI. En el núcleo urbano de la población hay elegantes casas ochocentistas e importantes vestigios góticos como la fuente Gótica, valioso ejemplo del gótico civil catalán. Asimismo, en pleno centro histórico, encontramos otro de los grandes monumentos del gótico: la iglesia de Santa Maria, antiguo palacio de los vizcondes de Cabrera del siglo XIV.

    • Vizcondes de Cabrera

      El Palacio de los Vizcondes de Cabrera formaba un solo cuerpo de edificio con la iglesia parroquial y se desglosó cuando se instituyó la Parroquia de Blanes el año 1319.

      El año 1114 El Castell-Palau ya pertenecía a los señores de la Familia Blanes y en el 1378 lo compraron los Cabrera. En el año 1623 fueron vendidos por providencia judicial sus bienes y los adquirió el mercader Esteve Alemán. El Palau dels Cabrera servía de cuartel a las tropas que recorrían la comarca y los excesos y pocos miramientos de los soldados fueron la causa de que no se hiciese reconstruir lo que caía.

                          

      Las guerras contra Francia de aquel mismo siglo destruyeron en gran parte el Palau.

      Del aspecto artístico o arquitectónico que nos queda hoy cabe destacar el campanario y la fachada del siglo XV. El resto fue reconstruido después de la guerra.

    • Fuente Gótica

      Es una magnífica fuente de estilo gótico civil tan escaso que podemos considerarla notable y única.

      La fuente la hizo construir la hija del conde de Prades, Na Violant de Cabrera, a principios del siglo XV. En sus planes, la luz juega sobre las seculares piedras doradas por los siglos. Destacamos muchos de sus elementos: el juego de crestería laboriosamente trabajada, los esbeltos pináculos admirablemente ornamentados, las seis gárgolas de figuras humanas y cabezas irracionales y el medallón central con el escudo de los Cabrera.

                         

      Su forma octogonal hace pensar que seguramente se encontraba en medio de una plazoleta rodeada por los arcos de la calle Ample, que no era recto como hoy, sino irregular, y que le daba la esbeltez y el buen gusto que sus diseñadores concretaron con los seis manantiales de agua.

      Hace unos años un grupo de blandenses estudiaron la manera de desplegarla para que sus rostros pudieran ser admiradas, pero técnicamente se consideró imposible, ya que conllevaba desmontarla piedra por piedra y la corrosión que ha sufrido a lo largo de los siglos no lo permitió.

    • Nuestra Señora de la Esperanza

      No se puede fijar la fecha de construcción, pero lo que sabemos es que se reunían muchas veces los jurados para deliberar sobre los asuntos de la villa, porque así consta en algunas de las actas del siglo XVII. La historia también nos dice que el cura que cuidaba de la capilla, enseñaba gramática a todos los niños de la población. Está abierta los días festivos y los días laborables. Hay que pedir la llave para visitarla.

                         

    • Sant Joan

      Fue edificada por orden de Grau de Cabrera a mediados del siglo XIII. Aunque la torre sea del tiempo de Carlos I, no hay ninguna duda de que en épocas anteriores ya existía una fortificación. La torre de vigilancia es del siglo XVI, ya que los corsarios y la piratería berberisca del Mediterráneo exigían un promontorio más alto para dominar mejor la panorámica y atalayar los posibles enemigos. Hoy Sant Joan determina el perfil inconfundible de nuestra villa y se ha convertido en un mirador excelente desde donde observar Blanes en su totalidad, además de una buena parte de la costa.

      Horario de apertura y cierre de la puerta corredera de Sant Joan:

      - Octubre a marzo de 8:00h a 21:00h

      -Abril a Septiembre de 6:00h a 23:00h